Colombia un país de cafres

|   Opinion

Por: Víctor Julio García Rodríguez. (*)

 

Para las personas que no leen, ni investigan y tragan entero todo lo que le dicen, la frase que “Colombia es un país de cafres”, de “mutilados mentales”, es autoría del filósofo y ex presidente de Colombia, maestro, Darío Echandía y no del suscrito.

Sobra la explicación de estas frases, pero si usted lee o investiga sobre la vida de Echandía, comprenderá que esas frases recobran validez, para referirme a los resultados obtenidos en la Consulta Anticorrupción, pues en un país, donde la gente protesta por la corrupción, por los precios, por los impuestos, por el mal servicio de salud, a la hora de la verdad, se convierten en alcahuetes de los corruptos y malandros que desde el poder, han saqueado el erario público; ese dinero que todos pagamos a través de impuestos directos en indirectos y el IVA  y que en vez de invertirse para mejorar las condiciones sociales y económicas de la población, van a parar a los bolsillos de estos corruptos.

Si la consulta hubiera obtenido el umbral, todos los electores hubiéramos legislado estableciendo cárcel para los corruptos, extinción de dominio para los funcionarios públicos que no justifiquen su riqueza, para que no se atornillen en el poder y que ningún servidor público pueda devengar más de 25 salarios mínimos legales mensuales vigentes, entre otros.

Pero perdimos esa oportunidad de nosotros mismo de expedir este estatuto anticorrupción, porque a muchos le importa un comino la corrupción o porque muchos le creyeron a lo que dijo Uribe, que no era necesario votar esa consulta porque eso ya estaba en la ley; luego si estaba en la ley, ¿Por qué Duque anuncio que presentaría un proyecto de ley, recogiendo los mandatos de la consulta?

Perdimos la oportunidad de hacernos valer como constituyente primario y si despilfarramos 340 mil millones de pesos que valió la consulta, dinero que hubiera servido para subsanar el déficit fiscal de la Universidad Nacional, que ronda los 80 mil millones de pesos o los problemas financieros de hospitales públicos; eso duele porque ese dinero salió del bolsillo de todos nosotros como impuestos, pero a los cafres, mutilados mentales, corruptos, eso vale huevo, lo importante era que el Castrochavismo, no se fortaleciera.

Colombia está viviendo nuevamente la Patria Boba y seguirá siendo un país de cafres, de ignorantes, por lo tanto no se queje si le van a subir los impuestos, o gravar con el IVA los productos de la canasta familiar, si le van a quitar los subsidios a los servicios públicos,  o van a imponerle gravamen a la mesada pensional, tampoco reniegue de la situación económica y social de Colombia, ni porque le presten un mal servicio de salud; lo importante es obedecer lo que diga Uribe.

Coletilla: Por otro lado siento alegría de saber que por lo menos hay más de once millones de electores, que no tragan entero porque leen e investigan y le duele la corrupción, un flagelo que es peor que los grupos al margen de la ley.

(*) Profesor de Derecho Público y periodista.

En Campo Castilla dirigentes de Guamal y Acacías