Hipotecados a las FARC hasta el 2030

|   Opinion

Escrito el 21.04.2017 - Por: Jorge Enrique Cubillos Caicedo (*)

 

La oligarquía vendepatria liberal conservadora fielmente  representada por Juan Manuel Santos y la oligarquía pseudo revolucionaria mamerto castrochavista, fielmente representada por Timochenko, estratégicamente mediante el acuerdo que firmaron en contraposición al veredicto popular del 2 de octubre de 2016, ilegítima, tendenciosa y perversamente nos han hipotecado a las FARC hasta el 2030.

No sobra aclarar, que de dicha trama y asalto han sido cómplices las Cortes, Congreso, gran mayoría de los partidos (incluido el mío, el Liberal), medios, gran mayoría de los empresarios, etc., etc.

Quedan notificados los candidatos a las elecciones presidenciales del 2018 y subsiguientes, que a las buenas o a las malas, serán unos títeres de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación (Csivi) del acuerdo de paz, y de lo que dejó plasmado el presidente Santos  mediante fast track y decretos.

De ganar la izquierda y centro izquierda ahora,  pues felices. La implementación del acuerdo sería la realización de sus sueños. Petro pondría a marchar tras el estandarte de Decentes, al Polo, Alianza Verde y a los liberales y conservadores vergonzantes.

No será así. Duque con facilidad le ganará en la segunda vuelta.

Para no repetir la historia, Vargas y Cambio Radical, de manera hipócrita pasaron de agache (ver mis artículos, Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, justicia transicional y Principio liberal: la competencia. ¿Abrogarán nuevamente de la consulta popular liberal?).

Lo del Perú con Kuczynski lo quieren repetir aquí. Las FARC, ELN, sus elongaciones partidistas, movimientos sociales y populares afines, fracciones de la Alianza Verde y el Polo, y en el fondo todos los sectores de izquierda de consuno, dirán que es preferible un cachaco, nieto de expresidente y digno representante de la más rancia oligarquía, al ventrílocuo de Uribe.

Como esa es la hipótesis que descartan la gran mayoría de analistas (“No pueden pasar dos candidatos de la centro derecha a segunda vuelta”, “eso es imposible”), igual da, porque quién gane la Presidencia del 2018 hasta el 2030, quedó hipotecado a las FARC. Timochenko inicialmente expresó simpatías por  un gobierno de transición, a sabiendas que ya tienen cogobierno.

Ahora, no me diga la actual clase dirigente de éste país y la futura, ¿qué no habían leído los acuerdos? ¿Sacarán la misma disculpa de Simón Gaviria? Lo que pasó es increíble. ¡Muy pocos pensaban que iba a ganar el NO en el plebiscito!

Esa papa caliente, que por ahora se mantiene tapadita por la comunidad internacional, se destapará cada vez que nuestros prohombres colombianos que negociaron la paz, vayan a diversos países a sentar cátedra sobre cómo se manejó el acuerdo de paz mejor posible, burlándose del mandato del pueblo, transgrediendo las leyes en connivencia Gobierno, Congreso y la propia Corte Constitucional de Colombia, que lo auspició.

Si hasta ahora se está dando cuenta el pueblo colombiano sobre lo que entregamos, cuando en otras latitudes conozcan sus detalles, hasta los de ISIS/Daesh querrán negociar.

Teniendo todo a su favor, ¿cómo es que el sector dominante de las FARC, hoy FARC pisa la cáscara de los jugosos contratos del posconflicto y de los negocios con el cartel de Sinaloa? Esa es la angustia de Santrich.

¿Cómo es que la cagamos teniendo todo en nuestras manos? ¿Cómo es que la cago por confiar en el sobrino de mi cuasi mompirri Iván Márquez?

¡Que vaina hacer negocios con la familia! Quién iba pensar que los que hacen trizas lo irremediablemente pactado e hipotecado sean sus propios benefactores. Colombia está llena de ídolos con pies de barro. Ante la indignación popular, cualquier cosa puede pasar.

(*) Magíster en Estudios Políticos, Universidad Javeriana. Contacto: cubilloscaicedo@hotmail.com. Twitter: @CubillosJorge

Temporada 2018 del gran musical del llano colombiano, Vive Zaperoco con la obra: El Silbón