Le fallaron las cuentas de la yuca al Ministerio de Agricultura

|   Noticias

“Si quedan 2 mil 300 hectáreas por recolectar y la solución es para 211, el ministerio se equivocó en las cuentas. Los asesores del ministro deben hacer un cursito de matemáticas”.

Hasta las instituciones internacionales que dictan las políticas para erradicar el hambre llegó el video de los agricultores del departamento de Meta, quienes prefirieron meterle tractor para dañar su cultivo de yuca, debido que salía más costoso arrancarlo con el fin de comercializarlo en nuestro país o no tienen compradores.

Esas imágenes fueron la forma más cruda de mostrarle a los colombianos sobre la crítica situación de los cultivadores de ese tubérculo en el Ariari, quienes invierten más, a lo que pueden representar las ganancias por hectárea.

Así como están desesperados los agricultores de la yuca igual ocurre con los del ñame, plátano, guayaba, arroz, palma, caña de azúcar, entre otros productos, quienes sienten las erradas las políticas agropecuarias del Gobierno Nacional, tratados de libre comercio que atentan con la producción nacional y el Ministerio de Agricultura que no está conectado con el campo.

Una vez se conoció el problema con la yuca metense saltó para apagar el incendio el ministro del agro, Juan Guillermo Zuluaga Cardona, quien anunció en el municipio de Granada el subsidio por mil 100 millones de pesos para comprar la cosecha.

La reacción es positiva, además porque se trajo compradores de las más grandes centrales de abastos, sólo que le quedaron mal las cuentas al ministro.

Eudoro Álvarez Cohecha, vocero de la Asociación de Ganaderos y Agricultores de Meta (Agameta), reveló que ese dinero sólo alcanzará para comprar la producción de 211 hectáreas, y quedan 2 mil 300 hectáreas por recoger entre diciembre y febrero.

“Si quedan 2 mil 300 hectáreas por recolectar y la solución es para 211, el ministerio se equivocó en las cuentas. Los asesores del ministro deben hacer un cursito de matemáticas”.

Agregó el dirigente agropecuario que esas soluciones parciales sólo generan expectativas, que no serán colmadas por el escasísimo subsidio de mil 100 millones de pesos.

“El ministerio se equivocó, es necesario más recursos. Con ese programa Colombia Siembra de no haber Colombia Compra, eso equivale a Colombia Quiebra”.

El profesor Eudoro calificó de importante el acercamiento entre los grandes compradores con los agricultores de yuca, para que los primeros sientan lo que vive el campesino en Meta, y se sensibilicen sobre lo que significa invertirle a 1 hectárea 5 millones de pesos y perder 2 millones de pesos o 3 millones de pesos.

“Es interesante que hayan hecho negocios para comprar parte de esa producción, pero el esfuerzo hay que aumentarlo, y la iniciativa debe ser del Gobierno Nacional. El esfuerzo principal no es de los compradores, es del gobierno quienes deben regular el mercado, más cuando invitó a sembrar, creo que ahí hay una responsabilidad”.

Finalmente el vocero de Agameta recordó que la producción agropecuaria en Colombia está amenazada por el modelo propuesto por el Gobierno Nacional, debido que los problemas están en los cultivos semestrales, empresariales y actividades campesinas.

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Agricultura en Colombia cultivan yuca 80 mil familias campesinas, siendo la primera región productora la Costa Atlántica con Bolívar, Córdoba, Sucre, Magdalena, Atlántico y Cesar, quienes representan el 65 por ciento de todo lo cultivado. Siguen los santanderes con 10 por ciento, Valle del Cauca y Norte del Cauca con 5 por ciento y Meta y Casanare representan el 5 por ciento del área total.

El área cultivada es de 141 mil 901 hectáreas, la producción de 2 millones 237 mil 788 unidades y el rendimiento en promedio de 16 toneladas por hectárea.

Que se hagan sociedades

El ministro de Agricultura, Juan Guillermo Zuluaga Cardona, les pidió a los campesinos vender antes de sembrar, para no generar ese tipo de riesgo tan alto que en ocasiones tienen, como los de yuca en la región del Ariari en Meta.

“Estamos promoviendo asociatividad, que los cultivadores se asocien, es más fácil general una sola fuerza y conseguir un solo comprador que desde el ministerio y ayudando a los canales de comercialización y garantizar sus cosechas”.

Agregó el funcionario que agricultores saben sembrar, pero casi ninguno vender, razón por la cual desde el ministerio están ayudando a llevar a quienes compran a los sitios donde las producen, porque la plata se queda en los intermediarios, en los que no hacen absolutamente nada.

“El intermediario abusa de los campesinos, compra a precios muy bajitos, se va a las centrales mayoristas y lo vende a muy buenos precios. El que menos hace es el que más gana”.

Finalmente manifestó que necesitan que los campesinos sigan sembrando, sigan en el campo, teniendo en cuenta el dato de los últimos 3 años donde se cultivaron 1 millón 200 mil nuevas hectáreas.

“El sector agro es el jalonador de la economía nacional y necesitamos generar todo tipo de estrategias para seguir haciendo que el campo sea rentable para ellos”.

Documental: Cantos de vaquería viven en el Meta