Por qué votaré la consulta anticorrupción

|   Opinion

Por: Germán Vargas Morales (*)

 

El 25 de octubre de 2003, el país perdió la oportunidad de haber aprobado en un referendo, algunas iniciativas muy importantes sometidas a su consideración. Entre ellas recordamos, la reducción del tamaño del Congreso Nacional, la eliminación de las contralorías y los auxilios parlamentarios (cupos indicativos o mermelada), la elaboración del presupuesto bajo consultas en audiencias públicas, etc.

Hoy, 15 años después, nos hubiéramos podido evitar tantos problemas graves y el incremento de la inequidad y corrupción a los niveles vergonzosos a que hemos llegado, por no adelantar a tiempo las reformas debidas. La historia nos presiona ahora sobre la necesidad de repetir un proceso similar al intentado, mediante una Consulta Popular.

No importa quién sea el promotor, o la promotora, ni qué ventajas políticas pueda sacar de ella. Primero está la conveniencia del país.  Si se examinan objetivamente y sin prejuicios de clase alguna, todos los puntos sometidos al pueblo en la Consulta deben ser aprobados porque son convenientes y necesarios para Colombia. Y en la actual coyuntura, el único medio adelantado y ya financiado para conseguirlo es este mecanismo de participación ciudadana.

Ya es hora de que los colombianos entendamos de una vez por todas, cómo mediante el Congreso es casi imposible lograr muchas de las reformas requeridas. Una de las maneras de obligarlo es a través de la Consulta Popular prospectada para el próximo 26 de agosto. La ley Estatutaria lo garantiza. El Congreso se verá obligado a adoptar las medidas necesarias para hacer efectiva la decisión que haya tomado el pueblo en una Consulta Popular. (Ley Estatutaria 1757 de 2015 Art. 42).

Y si las medidas requieren de una reforma constitucional, tendrá que tramitar los respectivos Actos Legislativos. Y si algunos de los puntos considerados en la Consulta,  ya están consagrados en leyes, como se argumenta en contrario, con la aprobación de la Consulta tendrán que hacerlas efectivas, sin más dilaciones y dentro de los plazos establecidos en la mencionada ley.

Invito a todos los colombianos, a no perder de nuevo esta oportunidad,  y  a acompañar al presidente de la República en su tarea ya iniciada de transformar al país, luchar contra la corrupción y aplastar los vicios del ejercicio político. El presidente Duque, anunció su voto por la Consulta pensando solo en la conveniencia nacional y en el futuro de Colombia.

(*) Ingeniero Industrial  M. Sc. Abogado.

En Campo Castilla dirigentes de Guamal y Acacías