Volumen 3: La propuesta de Sergio Fajardo con la Coalición Colombia

|   Opinion

Por: Mario Romero (*)

 

Cada día que pasa se acerca un poco más la elección presidencial, el inicio de los debates en televisión ha generado interés ciudadano por conocer propuestas para las diversas necesidades del país; el escuchar los candidatos crea expectativas, han aumentado los esfuerzos de campaña y los bandos parecen estar listos.

Esta campaña tiene un tinte especial, en general los candidatos dejaron atrás el discurso de guerra, en el pasado están las elecciones monotemáticas, la voz de los jugadores en contienda ya presenta una gama variada de iniciativas y el elector con el silencio de los fusiles y el altavoz de las redes sociales es más selectivo, demandante, analiza, estudia, pero también con la polarización actual, siente con mayor cercanía la rivalidad de la contienda y las emociones de los debates se trasladan a las discusiones entre electores activos en diversos escenarios, dejando atrás la demanda por ideas y ubicándose en la discusión por la defensa de caudillismos.

Entre las propuestas en contienda, existe una que tomo tempranamente la iniciativa de lograr su consolidación programática y se presentó ante los electores titulada bajo el nombre de Coalición Colombia, donde se reunían por una difícil ocasión, sectores que antes se alejaban por su divergencia conceptual y que, en búsqueda de construir un esquema renovador, se unificaron en un esfuerzo político el Partido Verde, el Polo Democrático Alternativo y el movimiento Compromiso Ciudadano en la candidatura de Sergio Fajardo.

Esta unión anticipada, con un discurso centrado en la lucha contra la corrupción, cerró las puertas y alisto filas en un esquema programático, donde en cada componente de su propuesta defiende un postulado central; Colombia puede cambiar si se logra superar el clientelismo y la corrupción, es de esta forma que al igual que los otros dos candidatos antes analizados, Duque con la economía naranja y Petro con su enfoque de economía productiva y cambio climático, Fajardo en la lucha contra la corrupción encuentra su bandera.

El programa de gobierno presenta un esquema claro; Una visión en contexto para cada componente de política pública, siempre incluyendo la lucha contra la corrupción y buscando ramificar los problemas en unidades temáticas, para las cuales propone acciones de corto, mediano y largo plazo, en pocas palabras reconoce grandes problemas del país, los transforma en oportunidades de mejora y evalúa causas que los generan, consolidando acciones puntuales de solución, siempre relacionándolas con la lucha contra la corrupción, e integrando en varios escenarios la educación como motor de transformación social.

En su propuesta de política económica Coalición Colombia define el desarrollo económico en términos de alcanzar el potencial humano, desde el fortalecimiento del talento individual, con el objetivo de aumentar la productividad. Ubica la educación como factor clave para esa meta, al interior de un escenario de libertad económica, promoviendo la empresa como un actor social que debe crecer y mejorar su alcance, bajo unas reglas de juego estables en el tiempo.

Como se mencionó anteriormente, el problema general es fraccionado en unidades temáticas, en consecuencia, para su política económica engloba su propuesta en tres pilares; Desarrollo Productivo, Política Social y Responsabilidad Económica, por lo cual, continuando con la línea temática de esta serie de columnas, el componente tributario es incluido en el tercer pilar, proponiendo una acción de largo alcance; Un régimen tributario progresivo.

El concepto de progresividad en los impuestos, es un tema que se ha debatido ampliamente en la actualidad, economistas de la talla de Joseph Stiglitz, Paul Krugman, Jeffrey Sachs y Thomas Piketty, concuerdan con la idea de un sistema bajo ese cimiento conceptual, esta propuesta abre la necesidad de una reforma tributaria, en la cual presentan objetivos como la disminución gradual de los impuestos a las empresas, aumento de la tributación en los altos ingresos, eliminación o fijación de topes en las exenciones de impuestos y la consolidación de un esquema claro que permita disminuir la incertidumbre para el sector empresarial, esta reorganización se da bajo una premisa importante: Disminuir impuestos debe darse en un marco de compensación para las finanzas públicas.

El comercio internacional definido en el pilar uno de la política económica, es ubicado como un frente para lograr sostenibilidad en la productividad nacional, para ello propone cuatro acciones que recogen la experiencia obtenida en la materia y proyecta esfuerzos en pro de ampliar el portafolio nacional; Plantea la generación de instrumentos de apoyo a nuevos exportadores, acciones desde Procolombia para la apertura de nuevos mercados y como elementos innovadores busca fortalecer al país en los proceso de admisibilidad en materia sanitaria / fitosanitaria y presenta la idea de crear una comisión que evalué los efectos de los Tratados de Libre Comercio en camino de generar revisiones a los mismos.

En materia de competitividad las propuestas van fundamentadas en la consigna general del programa de gobierno, el fortalecimiento del país desde la educación, buscando transferir conocimiento al aparato productivo, esta acción de gran aliento es vista desde un enfoque territorial, para lo cual centra el resultado en el éxito que se alcance con medidas de articulación institucional, en escenarios de trabajo como es el Sistema Nacional de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación y las Comisiones Regionales de Competitividad. A su vez propone la ampliación del portafolio económico con un impulso al sector agrícola, desde el plan de competitividad agropecuaria, proyecta apoyos a los emprendimientos, y su esfuerzo busca lograr como resultado que la educación e innovación sean protagonistas de la política económica nacional.

Es interesante encontrar en cada programa de gobierno un espacio de trabajo para el país, propuestas e ideas que pretenden beneficiar la sociedad, la diferencia que encuentro en el programa de Coalición Colombia, en materia económica, frente a las propuestas anteriormente analizadas, y como conclusión del presente escrito, es el reconocimiento del concepto de responsabilidad económica, es importante valorar esta noción, una campaña da cabida a promesas y ofrecimientos, el alcance de las mismas debe ser medido por el elector y sin desmeritar las propuestas anteriores, cada una con un enfoque único, la decisión optima desde una perspectiva económica debe responder a realidades y alcances del gobierno central.

Lea acá la propuesta económica del candidato de Coalición Colombia.

(*) Economista de la Universidad de los Llanos. Especialista en Formulación y Evaluación Social y Económica de Proyectos de la Universidad Católica de Colombia.

Volumen 1: La propuesta del candidato del Centro Democrático

Volumen 2: Colombia Humana, la propuesta de Gustavo Petro

Temporada 2018 del gran musical del llano colombiano, Vive Zaperoco con la obra: El Silbón