Voto en blanco sin efecto jurídico

|   Opinion

Por: Víctor Julio García Rodríguez (*)

 

El inciso final del artículo 258 de la Constitución Política establece que “deberá repetirse por una sola vez la votación para elegir miembros de una corporación pública, gobernador, alcalde o la primera vuelta en las elecciones presidenciales, cuando del total de votos válidos, los votos en blanco constituyan la mayoría”.

De lo anterior se infiere que en segunda vuelta en las elecciones presidenciales, previstas para el 17 de junio del presente año, no tendrá ningún efecto jurídico, si el voto en blanco obtiene 51 % o más de los votos válidos, y si Duque o Petro obtiene 49 %, o menor a esta cifra.

Simplemente gana el que obtenga la mayor votación entre los dos candidatos, ya que en segunda vuelta, así gane el voto en blanco, este no tendrá efecto político o jurídico. Gana el que obtenga el mayor guarismo, entre los dos candidatos.

De otra parte, el Presidente Santos, mediante el acto legislativo 02 de 2015, estableció el equilibrio de poderes y reajuste institucional al modificar el artículo 112 constitucional que determina: “El candidato que le siga en votos a quien la autoridad electoral declare elegido en el cargo de presidente y vicepresidente de la República, gobernador de departamento, alcalde distrital y alcalde municipal, tendrá el derecho personal a ocupar una curul en el Senado, Cámara de Representantes, Asamblea Departamental, Concejo Distrital y Concejo Municipal, respectivamente, durante el período de la correspondiente corporación”.

De acuerdo a lo anterior, Duque o Petro, y su fórmula vicepresidencial, en caso de perder la elección presidencial en segunda vuelta, tendrán derecho a ocupar curul en el Senado y Cámara de Representantes, y en la elecciones territoriales, el que ocupe el segundo lugar en votación para gobernación y alcaldía, también tendrá derecho a ocupar curul en la Asamblea Departamental y Concejo Distrital o Municipal.

En lo que respecta a la reelección presidencial, el acto legislativo 02 de 2015, modifica sustancialmente el artículo 197 de la Constitución Política, al establecer: “No podrá ser elegido presidente de la República el ciudadano que a cualquier título hubiere ejercido la Presidencia. Esta prohibición no cobija al vicepresidente cuando la ha ejercido por menos de 3 meses en forma continua o discontinua, durante el cuatrienio. La prohibición de la reelección solo podrá ser reformada o derogada mediante referendo de iniciativa popular o asamblea constituyente”.

De esta manera se acaba la corrupción en el seno del Congreso a través de la famosa mermelada, ya que solo se podrá establecer la reelección presidencial, por medio del constituyente primario, o el pueblo, a través del referendo aprobatorio o Asamblea Nacional Constituyente, dejando a los legisladores sujetos a lo que diga el pueblo.

Coletilla

Con la decisión de Sergio Fajardo, y demás integrantes de Coalición Colombia, de promover el voto en blanco, al declararse abiertamente anti Uribistas y anti Petristas, deja abierta la puerta para que para que sigan gobernando los mismos con las mismas y siga imperando la inequidad social, miseria, desempleo, mala prestación del servicio de salud y robos al erario.

Mientras los de la izquierda están más abiertos que las yucas, los de derecha se pelean como niños pequeños, se mientan la madre, sacan los cueros al sol, pero siempre han sido muy unidos al momento de seguir gobernando a un pueblo, que solo elige por emociones, afectos o pasiones, sin medir consecuencias.

(*) Profesor de Derecho Público y periodista independiente.

Meta la región de los crudos pesados