Han transcurrido 9 meses de la firma de los acuerdos de paz

|   Opinión

Por: Óscar Alfonso Pabón Monroy (*)

 

En igual fecha y día este jueves 24, en noviembre anterior, ocurrió un trascendental hecho histórico nacional. Me refiero a la firma de los acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC EP en el bogotano teatro Colón. Significó el punto final del desastroso conflicto armado de 52 años y el inicio de un nuevo y expectante rumbo socio político.

A partir de ese suceso apenas han transcurrido 9 meses, más sin embargo ya es posible detectar resultados, no en las grandes ciudades, sino en los pueblos y veredas que sirvieron de escenarios del accionar tanto de las fuerzas del Estado, como de los ilegales grupos armados de izquierda y de derecha.

En este noveno mes de los tiempos del postacuerdo y de la construcción de paz estable y duradera, quiero compartir aquí el siguiente análisis a partir de observaciones en Villavicencio y de viajes a territorios ariarenses, cumpliendo tareas de un proyecto del Instituto de Cultura del Meta, así como visitas de orden personal.

Las siguientes son mis aproximadas conclusiones locales sobre este breve periodo nacional:

a) En campos y pueblos al indagar sobre los cambios percibidos hasta el momento, la respuesta más constante se resume en la palabra "tranquilidad".

b) Presencia y participación de guerrilleros en reuniones académicas y comunitarias en municipios y en la capital del departamento, con nutridas concurrencias, en ocasiones con mandatarios del partido Centro Democrático.

c) Incumplimientos estatales en las denominadas zonas veredales de transición y normalización (ZVTN).

d) Asesinatos de líderes sociales en el municipio de Mesetas.

e) Incrementos en los valores la hectárea de tierra y de inmuebles.

f) Crece la convivencia comunitaria.

g) Se dinamizan las economías locales.

h) Emergen sitios de interés ecoturístico y expectativas locales para turismo.

i) Reencuentros familiares (guerrilleros).

j) Se perciben tensiones por la propiedad de tierra.

k) Aflora colectivo estrés postraumático en militares, policías, civiles y en los guerrilleros.

l) Hay menos "héroes de la Patria" mutilados y sepultados, en su mayoría jóvenes. El efecto colateral es sobre sus familias. Desde lo humano, aplica igual para los guerrilleros y sus entornos familiares.

m) Se evidencia concentración/atomización de atenciones con proyectos nacionales e internacionales en los mismos municipios, y con ello la desatención de otros que por igual sufrieron los embates del conflicto armado.

n) Es notoria la falta de planeación y por ello dualidad de procesos de formación en temas de turismo en una misma municipalidad, por parte de diversas instituciones.

ñ) Crece con celeridad la deforestación en zonas del Área de Manejo Especial de la Macarena (AMEM) que estuvieron ocupadas por las FARC EP.

o) Afluencia de turistas no solo nacionales sino extranjeros a territorios antes vedados por el miedo del conflicto armado.

p) Ejercicios comunitarios espontáneos para la sustitución de cultivos para usos ilícitos, a cambio siembran café y otros productos.

q) Apuestas académicas y gremiales para desarrollar proyectos agroindustriales en territorios que padecieron el conflicto, dirigidos a pobladores y excombatientes.

Culmino mi análisis sugiriendo a los gobiernos departamental y municipales, a la academia y gremios, entre otras instituciones, la captura y tabulación de indicadores económicos y sociales del periodo noviembre 24 de 2016 y noviembre de 2017, para que sean publicados el próximo viernes 24 de noviembre, día y fecha del primer año de la firma de los acuerdos de paz ocurrido en el teatro Colón de Bogotá.

A las ahora desarmadas FARC EP les pido colaborar para que los familiares de guerrilleros de quienes hoy no tienen señales de vida, sepan las suertes corridas por ellos, si viven o no y en dónde quedaron. Hacerlo es perentorio.

(*) Comunicador Social comunitario

Alerta de sismo en Villavicencio

Directivos de Cormacarena reunidos con Ecopetrol

Retos de la Orinoquia frente al cambio climático

Villavicencio una ciudad sostenible, según Findeter

Se derriten los nevados de Colombia

Cambio climático y gestión integral del agua: Experiencias de Ecopetrol

Petróleo en Meta: ¿Si o no?