Feliz Año

|   Opinion

Por: Eduardo Espinel Riveros (*)

 

A pesar de que el título así lo amerita, esta no va a ser una columna de autoayuda, es decir, no nos vamos a autotumbar creyendo que, si pensamos que la vida es rosa, todo nos va a salir bien.

Vayan desmontándose de creer que los abrazos y besos que recibimos en año nuevo van a tener la energía suficiente para allanar las dificultades, las tristezas y los desengaños que tenemos todos los años, y que tendremos hasta el día que muramos.

Claro que también van a haber alegrías, van a haber nietos naciendo, personas que con unas cuantas carcajadas nos alegran los días, hermosas mujeres cuya sola presencia engalanan la vista, curas buenos, pastores, gente espiritual que con su comportamiento y su filosofía lo convencen a uno que Dios existe.

Es decir, lo normal, que aunque se le meta todo el positivismo que predican los libros de autoayuda, a pesar de las promesas de que todo va a salir bien, la vida se va encargar de recordarnos que este año también será de subidas y bajadas y que con las alegrías compensaremos las tristezas.

Ahí nos vamos viendo, presentando todos los días la cara de bienestar, la cara de que todo va bien, pero sabiendo que todos estamos alimentando algún drama, algunas lágrimas, algunos miedos, pero también unas sonrisas, abrazos, besos y amor que estamos dando y recibiendo.

Por lo tanto, tranquilos, estemos preparados para lo bueno y para lo malo, sin olvidar que habrá hps y ángeles en el camino, y no se nos olvide, lo mejor que nos puede pasar en el próximo año nuevo, es recibir bienaventuranzas de todos los que estábamos en este año nuevo, es decir, todos completos.

FELIZ AÑO 2019

(*) Especialista en oficios varios.

Llegó la dotación escolar para los niños en Guamal (Meta)

Villavicencio: Pilas con el trago adulterado