Precandidatos del Centro Democrático a gobernación

|   Opinion

Por: Germán Vargas Morales (*)

 

Por estos días se ha visto muy agitada la política, con la presentación de los precandidatos a la gobernación del Meta, Fernando Sierra, Javier Gantiva y Hernán Gómez, y a las alcaldías, por el Partido Centro Democrático (C.D.).

Respecto a los precandidatos a la gobernación, aún subsisten algunas dudas y hasta inexactas interpretaciones, como cuando la Dirección Departamental de ese partido, da por descartada la candidatura de Juan Guillermo Zuluaga. No es cierto, aún respira.

Basta reexaminar las palabras de Álvaro Uribe, quien presidió todos los actos, y hasta visitó en su casa al exministro Zuluaga.

Cuando le preguntaron sobre el tema, contestó: “ …yo pedí seguir en el tema, examinarlo muy delicada muy constructivamente, en eso estamos”. “… Hay una preocupación por lo que pueda ser su competencia en este momento, pero yo lo he ido manejando muy constructivamente”.

Como se nota, Uribe no ha descartado de plano a Zuluaga, y de aquí a junio puede pasar mucha agua bajo el puente.  Sobre todo, si se tienen en cuenta los ya conocidos huracanes que atormentan el presente del Centro Democrático llanero.

El mayor protagonista de la tormenta, el ojo del huracán de tanto cuidado para el distraído, es el mismo que desde siempre se venía  autoproclamando en todas partes candidato del C.D. a la gobernación.

Él, por el rechazo que ha suscitado y ganado dentro de su propio movimiento político y fuera del mismo, debe entender que puede estar colocando en peligro la Gobernación del Meta para su partido mayoritario, y conducirlo al abismo. Hernán Gómez debería reflexionar si este es su momento político para alcanzar tal cargo, o si por el contrario, le es mejor revisar su pasado y presente político, y madurar en todo sentido, antes de precipitar un desastre.

El precandidato, Javier Gantiva,  gran profesional, pinta con un futuro promisorio, pero aún carece de la experiencia política necesaria para el cargo. Fue gerente de la campaña presidencial de Iván Duque, a donde lo llevó su amigo y mentor Fernando Sierra, mientras este era el director general de la misma en la Orinoquia.

Así que, no suena muy correcto ni ético para un electorado, ni luce en un aspirante a político el pretender conseguir amigos y votos,  quebrando los principios de lealtad y solidaridad tan de frente.  Y mucho menos  con quien lo llevó, no solo a su partido y a la política, sino al segundo cargo más alto de la campaña presidencial en la región: Fernando Sierra.

Con su actitud, Javier Gantiva podría estar signando su carrera política antes de comenzarla. Podría estar colocando al alcance una derrota electoral conjunta, para él, y para su mentor político, quien sí podría llegar con más facilidad y credibilidad a la gobernación, dadas su experiencia política y perfil empresarial lejano de la politiquería, y sus condiciones personales, profesionales y éticas.

(*) Ingeniero Industrial M. Sc. Abogado.

Ecopetrol apoyó en Villavicencio la Semana sobre el Cambio Climático

Villavicencio: Pilas con el trago adulterado