Los hermosos paisajes del Meta que se perderán los gringos

Created by Juan Fernando Alzate | |   Noticias

El Meta es uno de los departamentos sobre los que el Gobierno de Estados Unidos solicitó a sus ciudadanos reconsiderar cualquier viaje por posibles problemas de violencia, el problema es que este anuncio impacta también a la imagen que tienen de la región los turistas europeos, que pueden guiarse por las recomendaciones del país norteamericano para escoger sus destinos.

Contrario a la advertencia que hizo sobre otros departamentos, como Valle, Córdoba o Antioquia, en los que al menos hizo excepciones a sus capitales, al Meta lo incluyó sin ningún tipo de anotación ni atenuante.

Y ahora para los ciudadanos estadounidenses está advertido que tampoco deben viajar a Arauca, Vichada y Casanare, como quien dice, no vayan al Llano.

Lo que no dice el Departamento de Estado de Estados Unidos es que en Vista Hermosa está una de las caídas de agua dulce más preciosas que existe en Colombia. Se trata de los chorros de Caño Unión y seguirá siendo, al parecer, un destino solo para los locales.

Lo mismo pasará con las cascadas de Mesetas: La Profunda, La Segunda, Caracas y La Pelton continuarán siendo los nombres de sitios exuberantes que los americanos no podrán ver, como tampoco se enterarán de las historias de esperanza que se esconde en esos escenarios.

Los norteamericanos no llegarán al municipio de Uribe a visitar las Siete Cascadas, las Cortinas del Diamante y el cañón del río Guape, no hablarán con la gente, no sentirán el ambiente festivo de las tardes.

Y a las piscinas del Güejar las seguirán descubriendo los turistas nacionales y uno que otro ‘intrépido’ aventurero extranjero.

Los senderos de El Calvario y San Juanito serán algo exclusivo de los habitantes locales, y los extranjeros no podrán decir qué se siente ver nacer la niebla de los bosques y ascender por la montaña.

No sabrán los estadounidenses lo que es pasear en lancha por el río Ariari o por el río Meta, y no verán el atardecer en la laguna San Vicente, en Puerto Rico.

No practicarán rafting en Cubarral o en Mesetas.

Lo que es peor: no sabrán nada de las personas que viven aquí. No verán a los campesinos regresando a sus casas después del trabajo, no se tomarán un tinto en ningún pueblo, no entenderán lo que es el coraje, la resistencia, la valentía, el esfuerzo.

Se perderán el espectáculo de las bandadas de corocoras y garzas cruzando el cielo inflamado por el sol poniente.

Si los estadounidenses siguen las recomendaciones de su Gobierno, ni siquiera vendrán a Villavicencio, y no sabrán cómo se ve el paisaje desde la vereda Quebrada Honda.

Simplemente verán el nombre del Meta en un mapa y lo descartarán en un segundo, imaginando quién sabe qué cosas. Está bien, que así sea. Ellos se lo pierden.

Ecopetrol de película visitó Cubarral

Villavicencio: Pilas con el trago adulterado