Por qué el presidente del Congreso pide constituyente

|   Opinion

Por: Germán Vargas Morales (*)

 

No implica un gran esfuerzo, ni dificultad alguna el entender la idea de que para trasformar este país tan cargado de desigualdad, injusticia, corrupción a todos los niveles, etc., son necesarias unas reformas de fondo, nunca alcanzables por esta misma razón, desde el Congreso Nacional.

Esa real convicción la he venido sosteniendo y solidificando en la medida que corre el tiempo, en columnas, exposiciones y en cuanta oportunidad tengo de sustentarla.

El Congreso de Colombia podrá tramitar reformitas, pero por su mismo origen, composición e intereses que también requieren modificaciones, no aprobará  una verdadera reforma de fondo, a menos que le produzca, de una u otra manera réditos, ya sea en forma de mermelada, de clientela o de prebendas para los sectores que lo han elegido, o de quienes dependa su futuro político.

Los parlamentarios fieles a sus principios no alcanzan la votación suficiente para evitarlo.

Lo que está aconteciendo en este momento en el Parlamento, con las reformas presentadas por el Gobierno, son un digno ejemplo de lo expuesto. Y lo dice nadie menos que el propio presidente del Congreso, Ernesto Macías, al solicitar asamblea constituyente, “ante la imposibilidad de tramitar vía Congreso verdaderas reformas”.

La reforma a la justicia, que debería de ser más profunda, se está convirtiendo en una “reformita”, producto de las presiones de las Cortes y otros intereses. Por los pasillos del capitolio desfilan, según las noticias, los magistrados del Consejo Superior de la Judicatura, para evitar que esta corporación sea eliminada.

La reforma política correrá la misma suerte, si no les aceptan a los “padres de la patria”, una figura en el presupuesto nacional que equivale a los antiguos “auxilios parlamentarios”, génesis de la más violenta corrupción que haya azotado al Congreso, y conducido a la cárcel a congresistas, inclusive de la región.

Y de postre se puede agregar que el deseo de 11 millones de colombianos que en la Consulta contra la Corrupción votamos entre otros puntos, por la reducción del salario de los congresistas, parece ya enterrado y descansando en paz.

(*) Ingeniero Industrial M. Sc.  Abogado.

Travesía de la Policía Villavicencio tuvo el apoyo de Ecopetrol

Villavicencio: Pilas con el trago adulterado