De Unisur a la UNAD

|   Opinion

Por: Jorge Enrique Cubillos Caicedo (*)

 

El suscrito en ese entonces director ejecutivo de Fenalco capítulo Acacías, junto al ingeniero, Marco Julio Pico, a su vez secretario de Obras Públicas del municipio de Acacías, fuimos los instrumentos gestores para que la Unidad Universitaria del Sur de Bogotá (en adelante Unisur), se estableciera en nuestro terruño.

El ángel de la guarda fue el vicerrector Operativo de Unisur, Dr. Miguel A Ramón Martínez (Q. E. P. D.). Esa es una historia que algún día debe contar Marco Julio. No sólo motivamos al Dr. Ramón, sino que él hizo lo propio con el Dr. Hernando Bernal Alarcón, primer rector de Unisur.

Fue creada mediante la Ley 52 del 7 de julio de 1981, gobierno de Turbay. En 1982, bajo Belisario Betancur “se dispuso que los programas de UNISUR se ofrecieran bajo la modalidad a distancia, lo cual significó para la época una innovación educativa y a la vez, el cambio de paradigma en algunas instituciones de educación superior, con relación a la orientación de sus esfuerzos hacia la producción de mediaciones pedagógicas y la formación de mediadores, para acompañar el aprendizaje significativo, autónomo y colaborativo de los estudiantes en la nueva modalidad”.

Cumplido el objetivo de la sede Unisur en Acacías, entre el 31 de enero y el 1 y 2 de febrero de 1986, realizamos el seminario – taller sobre Inducción a la Capacitación de Tutores Pedagógicos, con 30 horas de intensidad en Acacías, Meta (adjunto copia certificación).

Todos los profesionales que convocamos para dicha capacitación nos miraban a Marco Julio y a mí como si estuviéramos locos, o fuéramos de otro planeta. Nos decían, “¿Pero dónde está su universidad?”

Los tres primeros alumnos que inscribí, aunque lo hicieron inicialmente un poco incrédulos, pasarán a la historia por convencerse en las bondades de dicho proyecto y graduarse.

Hay anécdotas. Logramos que la Acción Católica (Carlos María Hernández y la colonia cundinamarquesa, de la cual mi papá Pedro María Cubillos Ruíz era miembro), nos donara un magnífico y extenso terreno en todo el centro de Acacías para la construcción de la sede (antiguo Colegio Sucre), y que si ello no se realizaba dentro de los próximos dos años eso revertiría.

Por circunstancias administrativas y presupuestales no la realizaron y por supuesto ese terreno se perdió. En un momento, y dado que la mayoría de estudiantes eran de fuera de Acacías, algunos tuvieron la intención infructuosa de que la sede la trasladaran a Villavicencio.

Con la Ley 396 del 5 de agosto de 1997, se transformó la denominación Unidad Universitaria del Sur de Bogotá (Unisur) por la de Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD). Mediante Resolución 6215 del 22 de diciembre de 2005, del Ministerio de Educación Nacional, obtiene el carácter académico de universidad.

Con el Decreto 2770 del 16 de agosto de 2006, y siendo rector el Dr. Jaime Alberto Leal Afanador, se dio el salto cualitativo más importante, al lograr la UNAD, la condición de UNIVERSIDAD, como ente universitario autónomo del orden nacional, con régimen especial en los términos de la Ley 30 de 1992.

Este tipo de innovación educativa, escuela sin paredes, escuela sin fronteras, le dio valor a los medios en una época que no existían los adelantos tecnológicos, informativos y de sistemas que actualmente tenemos y que se siguen potencializando.

El aprendizaje autónomo, individuos gestores de su propio conocimiento, personajes de su propio desarrollo viene desde atrás.

Acordémonos de la Acción Cultural Popular (ACPO), escuelas radiofónicas, Radio Sutatenza, y de la televisión educativa y cultural de Inravisión. El concepto de tutoría modifica el papel que juegan los maestros, más ahora, con el apoyo de los medios digitales y virtuales modernos.

Entrando a Acacías, a mano izquierda, le podemos decir a todos los incrédulos de esa época, ¡Ahí está nuestra UNIVERSIDAD!

(*) Magíster en Estudios Políticos, Universidad Javeriana. E-mail: cubilloscaicedo@hotmail.com  Twitter@CubillosJorge

Travesía de la Policía Villavicencio tuvo el apoyo de Ecopetrol

Villavicencio: Pilas con el trago adulterado