Skip to main content

35 aniversario del seminario taller capacitación de tutores pedagógicos Unisur-UNAD Acacías

#OPINIÓN – Por: Jorge Enrique Cubillos Caicedo (*)

 

En los anales quedará para siempre que en los días 31 de enero, 1 y 2 de febrero de 1986, se realizó en Acacías, Meta, con una intensidad de 30 horas, el seminario – taller sobre Inducción a la Capacitación de Tutores Pedagógicos de la Unidad Universitaria del Sur de Bogotá (Unisur).Acá puede ver la copia de la certificación.

La refrendan Graciela Amaya de Ochoa, vicerrectora Académica; Miguel A. Ramón Martínez, vicerrector Operativo y María Teresa Barco Valderrama, jefa de la División de Capacitación.

Los profesionales acacireños y de la región inicialmente invitados por Marco Julio Pico y por el suscrito, serían los potenciales y futuros tutores pedagógicos de nuestra universidad acacireña. Ya nos habían asignado la sede de Unisur para Acacías, por gestión del doctor Miguel A. Ramón Martínez (falleció el 16 de octubre de 2008), y para no repetirme en la historia de cómo nació la universidad en Acacías, los invito a leer mi columna escrita el 29 de noviembre de 2018 para NoticiasdeVillavicencio.com. (Click acá).

Hoy con lo de la pandemia, se ha valorizado en la educación superior el plus tecnológico y se empieza a ver la importancia de lo digital, virtual, formación y capacitación a distancia y el reconocimiento al papel que desempeñan los tutores pedagógicos. La UNAD (antigua Unisur) tiene el liderazgo en este campo y ahora todas las universidades aprenden de ella y quieren emularla. El pasado es pasado y le doy gracias a Dios, porque Marco Julio Pico creyó en la labor del Comité Cívico que organicé como director de Fenalco capítulo Acacías.

Esa circunstancia del contacto de la familia de Marco Julio Pico con el vicerrector Miguel A. Ramón Martínez, fue la clave y el inicio de todo. Marco Julio Pico tiene ahí toda una historia por contar. Desde mi oficina de Fenalco Acacías, que era vecina a la de la Notaría de Fabio Humberto Reyes Matallana, se empezó con la estrategia de cómo conseguir los terrenos de la Acción Católica (antiguo Colegio Sucre) que estaban y están en pleno centro de la ciudad, para que Unisur construyera conforme se comprometió si llegábamos a conseguir un terreno.

En esas visitas vespertinas periódicas e intermitentes a la casa de don Carlos María Hernández, mostrándole la importancia de que nos cediera el terreno de la Acción Católica para que Unisur construyera, que importantes que fueron Fabio Humberto Reyes Matallana, notario de Acacías para la época y el juez de Guamal, Orlando Cadena, quien vivía en Acacías, en la labor de persuasión y justificación  para que la Acción Católica se desprendiera de ese valioso predio que actualmente tiene, pues don Carlitos con su sabiduría aplicó que si en dos años no construían el predio revertía.

Hoy quiero decirle al país y en especial a esa media Colombia (Orinoquia – Amazonia), que visiten la UNAD CEAD Acacías. Que por favor se comuniquen con la directora Blanca Dilia Parrado Clavijo (blanca.parrado@unad.edu.co, 3187945673), y le pregunten cuántos estudiantes hay en las sedes de Acacías y Cumaral (departamento del Meta) y cuántos estudiantes en el bloque Orinoquia – Amazonia, cuántos tutores y docentes hay en la jurisdicción que ella dirige, cuánto empleo genera y qué programas educativos actualmente ofrecen.

Hoy digo: gracias Dios mío por ser copartícipe de ese proyecto en la cual mis propios paisanos acacireños no creían, cuando hace 35 años en esos afanes y en esos inicios me decían, Jorge Enrique; ¿en dónde está o dónde queda su universidad?  Se burlaban.

(*) Magíster en Estudios Políticos, Universidad Javeriana. cubilloscaicedo@hotmail.com En Twitter: @CubillosJorge

Entrevistas y reportajes