Skip to main content

La mala hora para la empresa Iluminación Villavicencio

Luego de 20 años de mantener la concesión del alumbrado público de Villavicencio el gobierno municipal de Juan Felipe Harman Ortíz decidió quitarle el contrato a la empresa Iluminación Villavicencio, alegando inequidades, más ventajas para la empresa privada en detrimento de las ganancias hacia la alcaldía e incumplimientos, con una batalla jurídica que seguro tendrá varios momentos, pero esa acción también podría leerse como un golpe duro al empresariado apelando a la defensa de lo público.

NoticiasdeVillavicencio.com en esta primera entrega les contará los antecedentes que llevaron a la terminación de la concesión, y en próximos días podremos contarle la nueva figura que manejará el alumbrado, los beneficios y lo que podría continuar si los empresarios privados desean mantener el pulso jurídico.

La lucha por el alumbrado público de Villavicencio inició desde 2018 con la acción popular interpuesta a Iluminación Villavicencio S. A., por el incumplimiento a lo estipulado en el contrato de concesión, con especial énfasis a la modernización permanente del alumbrado público en la capital del Meta.

En este proceso ha sido pieza clave el economista, David Mora, actual asesor externo de la alcaldía municipal, quien ha sido profesor de la Universidad de los Llanos, militante del Polo Democrático Alternativo, el mismo movimiento político del hoy alcalde, Harman Ortíz y actual representante del nuevo movimiento político Dignidad, que surgió de la unión con militantes del MOIR y el Polo teniendo como cabeza nacional al senador, Jorge Enrique Robledo.

Él ha sido demandante en las acciones populares interpuestas contra la concesión que gestionaba el alumbrado público desde hace 20 años.

Mora habló con NoticiasDeVillavicencio.com sobre el proceso que ha liderado desde hace 3 años:

“Esto inicia en el 2018 en las sesiones del Concejo de noviembre cuando yo llegué y me di cuenta -usualmente tengo el interés de revisar que es lo que proponen en los concejos y en las asambleas, y en general nunca proponen cosas gruesas y de fondo-, que el proyecto de acuerdo que proponía la Alcaldía de Villavicencio de la época que estaba en cabeza de Wilmar Barbosa planteaba nada más y nada menos que la creación de una empresa mixta para atender el alumbrado pública, entonces eso claramente llamó mi atención”.

Para el economista las intenciones eran claras:

“El alumbrado público era público, entre comillas, porque de público solo tenía el nombre, porque lo operaba, lo mantenía, lo administraba y se supone que debía modernizarlo una concesión, y cuando terminan las concesiones pues el ciento por ciento del alumbrado se debe revertir para el municipio, y en vez de revertirlo el alcalde de la época, lo que hizo fue que quería crear una empresa mixta para prácticamente privatizar el 49% del alumbrado público, con una altísima rentabilidad, donde el municipio tendría que poner plata y el privado un monto de plata muy muy pequeño”.

Mora se contactó con el entonces concejal Felipe Harman para trabajar conjuntamente en la investigación de ese proyecto de acuerdo:

“Le comenté y él también estaba viendo el proceso…Lo bueno de esto fue que quedamos de encontrarnos en el transcurso de la tarde y duramos más o menos hasta las 3 de la mañana trabajándole fuerte al tema del alumbrado público, porque lo habían pasado al concejo como prioridad y querían ‘pupitriarlo’, tenían toda la mayoría”.

Explicó que con Harman lograron retrasar el proceso de aprobación del proyecto de acuerdo en el Concejo de Villavicencio, realizaron la rueda de prensa y conformaron el grupo de trabajo para establecer la primera acción popular radicada en febrero de 2019 en la cual David Mora figura como demandante.

El grupo de trabajo liderado por Mora investigó a fondo los intereses detrás de la concesión Iluminación Villavicencio S. A., encontrando hechos que determinarían el rumbo de ese servicio de la ciudad:

“En esa primera demanda hay un asunto muy fuerte y es que nosotros logramos encontrar por medio de un estudio que pagó la alcaldía por 742 millones de pesos a una Unión Temporal  Alumbrado Público, una consultoría para evidenciar como estaba la situación de las luminarias de Villavicencio y esa unión temporal dice es que el 95% de las luminarias de Villavicencio están anticuadas, están tipo sodio y es urgente modernizarla. Sobre la base de la necesidad de esa modernización era que sustentaban que el municipio como no tenía la plata para invertir y necesitaba de un inversionista privado que pudiera pedir la plata”.

Agregó que en el contrato de concesión No. 477 de 1998 se dejó estipulado que después de realizar la modernización inicial del alumbrado de la ciudad, se tenía que realizar también la modernización permanente durante los 20 años de servicio a cargo de la concesión Iluminación Villavicencio S.A., por lo tanto, parece que se le habría incumplido al municipio lo pactado.

Al avanzar en la investigación se encontró el presunto monopolio para obtener a toda costa el manejo del alumbrado de la capital metense:

“Este negocio venía amarradísimo, este negocio era de William Vélez, quien es el dueño del grupo Ethuss, que es el dueño de Eléctricas de Medellín Ingeniería y Servicios S. A. S., que a su vez es dueño de Iluminación Villavicencio. Resulta que a la consultoría a la que le pagamos de nuestro bolsillo 742 millones de pesos tenía un asesor jurídico que se llama Armando Gutiérrez Castro y él es trabajador de William Vélez, ha sido vicepresidente de Eléctricas de Medellín, ha representado todas las empresas y el grupo empresarial de William Vélez”.

Continuó el economista:

“Imagínese una consultoría que dice que toca privatizarlo, y entonces toca crear una empresa mixta para privatizar el 49% y el consultor ya tiene intereses privados en esa decisión, pero aun así cometieron el error de decir la verdad de que el 95% de las luminarias estaban anticuadas y fue el argumento nuestro para poner el tema de la demanda”.

Un sorprendente hecho terminó de desvelar los intereses personales y económicos que caían en el control del alumbrado público:

“Cuando se lanza el pliego de condiciones se presentaron 4 empresas, se presentó Codensa, se presentó Eléctricas de Medellín Ingenierías y Servicios S. A. S., de William Vélez; se presentó Alumbrado Público de Cali Megaproyectos S. A. S., que también resulta siendo de William Vélez y se presentó una empresa minoritaria, es decir se presentaron dos empresas de William Vélez, pues cuando todos le hacían correcciones al pliego solicitando información la Alcaldía de Villavicencio, a Codensa le respondían que no era posible, que no se podían ampliar los plazos ni se podía cambiar nada, pero a las de William Vélez si les respondía y les daban las posibilidades”.

Al quedar esta información en poder del grupo de trabajo que adelantaba la acción popular contra Iluminación de Villavicencio S. A., según David Mora, el propietario William Vélez creó una unión temporal entre Eléctricas de Medellín Ingenierías y Servicios S. A. S. y Megaproyectos S. A. S., y desde allí se intensificó el control político al proceso.

La novedad es que la acción popular contó con veedor del alumbrado a Efraín Mojica Rubio, quien fue gerente de la Electrificadora del Meta y en la actualidad es el gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio.

Después de estos eventos David Mora afirmó que el actual alcalde de Villavicencio se concentró en la campaña política para ganar ese cargo, pero logrando el triunfo en las elecciones y en el periodo de alcalde electo, la Alcaldía de Villavicencio el 4 de diciembre del 2019 habría hecho 3 adiciones para presentar al contrato en la prórroga No.4 donde se le agregarían cerca de 16.000 millones de pesos para la modernización del alumbrado, garantizando además la operación, administración y mantenimiento, destacando el hecho de que la prorroga no tenía fecha de finalización.

Frente a esos hechos el equipo de trabajo liderado por Mora y Harman radicaron la segunda acción popular el 18 de diciembre de 2019, donde se denunció que la prórroga era ilegal porque no se había presentado al Concejo Municipal, teniendo en cuenta que era obligatorio debatirse allí debido que el contrato de concesión No. 477 de 1998 no se indicó la posibilidad de realizar prórrogas, el contrato solo sería modificable por medio del voto positivo de los concejales con 1 año de anticipación.

En febrero de 2020 el Juzgado Segundo Administrativo Oral del Circuito de Villavicencio decretó la medida cautelar solicitada de forma parcial, suspendiendo la prórroga No. 4 del contrato de concesión No. 477 de 1998. En diciembre de 2020 David Mora solicitó un aclaratorio donde el Tribunal Administrativo del Meta les da la razón en la segunda acción popular, lo que anuló totalmente la prórroga y se estipuló el plazo de 3 meses para definir la operación del servicio del alumbrado en la ciudad.

¿Cuál fue el paso a seguir?

La Alcaldía de Villavicencio radicó al Concejo Municipal en diciembre de 2020 el proyecto de acuerdo para que la Administración municipal tuviera las facultades para crear la empresa pública de Ciudades Inteligentes y Tecnologías; el documento fue aprobado por la corporación y como muchos lo habrán escuchado, Juan Felipe Harman con bombos y platillos anunció la creación de Alborada, la nueva empresa que administrará el alumbrado público de la ciudad.

Entrevistas y reportajes