Skip to main content

Juicio disciplinario contra el ex comandante de la Séptima Brigada del Ejército en Villavicencio

 

La Procuraduría General de la Nación citó a juicio disciplinario al brigadier general, Jairo Alejandro Fuentes Sandoval (foto), quien fuera comandante de la Séptima Brigada Ejército Nacional, con sede en Villavicencio, y al coronel, Ariel Fernando Durán Urrea, segundo comandante y jefe de Estado Mayor de la misma unidad operativa, por el presunto cobro indebido al personal militar y civil para poder ingresar a sus sitios de trabajo.

En la audiencia de juzgamiento disciplinario el general, Fuentes Sandoval, deberá responder el porqué en su calidad de comandante de la Séptima Brigada para 2017, habría permitido que la firma Advantage Microsystems Colombia Ltda. y/o su representante legal, Pablo Emilio Páez Beltrán, obtuviera un incremento patrimonial indebido, al ordenar que cada militar o civil que tuviera que ingresar a la unidad por razones de trabajo o residencia, tuviera que pagar presuntamente sin soporte legal o contractual alguno, la suma de 30 000 pesos por concepto de un fichero o tarjeta de control de ingreso.

El general también deberá responder por su presunta participación en la etapa precontractual y contractual con la empresa Advantage Microsystems Colombia Ltda., que habría concluido con un sustento en un acuerdo informal, alcanzado con el señor, Páez Beltrán, para el suministro a título oneroso de las tarjetas o ficheros de control de ingreso a las instalaciones de la Séptima Brigada del Ejército, con un eventual desconocimiento de los principios de transparencia y economía que regulan la contratación estatal y de los procedimientos contemplados en la ley.

Fueron calificadas como gravísimas a título de dolo las presuntas faltas del general, Fuentes Saldoval.

Mientras que el coronel, Durán Urrea, deberá responder en el juicio disciplinario por presuntamente faltar a la verdad en forma reiterada, directamente o a través de un tercero, en los oficios de respuesta a las peticiones elevadas por los ciudadanos, que pedían el sustento jurídico para hacer obligatoria la adquisición del fichero de control de ingreso.

La presunta falta del coronel fue calificada como grave a título de dolo.

Como medida cautelar y para evitar que las presuntas irregularidades que motivaron el llamamiento a juicio disciplinario se sigan repitiendo, la Procuraduría solicitó al comandante del Ejército Nacional suspender las órdenes, actos administrativos o contratos irregularmente celebrados que avalen el cobro por las tarjetas de control de ingreso.

Copiado de www.procuraduria.gov.co, el texto original está acá.