Skip to main content

Más cerca del tablero: Entrevista a una docente recién vacunada

#Crónicas Por: María Fernanda Guerrero Vélez

 

 

 

Desde hace 25 años, Marcela Romero León se levanta cada mañana para regalarle la magia de las letras, los números y los colores a decenas de niños que han pasado por sus clases, pero que hoy ha tenido que verlos a través de una pantalla por culpa del coronavirus. Sin embargo, este lunes la esperanza renació ahora que ya hace parte de los más de 800 profesores que ya recibieron la primera dosis de la vacuna en la capital del Meta. 

Marcela enseña matemáticas, español, sociales y otras áreas básicas a estudiantes de primaria en el Colegio Luis Carlos Galán Sarmiento, o más bien desde la virtualidad en esa institución. Así como la profesora, muchos docentes han tenido que cambiar el tablero por una pantalla de un computador, de un celular o una Tablet a raíz de la pandemia. Pero esto no los ha frenado, con todos los retos que esto ha implicado, tienen la fe de poder, algún día, apagar su equipo para volver a enseñar desde las aulas de clase con el murmullo, los gritos y en especial las risas de los niños, todo esto incluido.

“Es un poco traumante con la situación de virtualidad que se vive, porque realmente hace falta ese contacto físico tanto para el estudiante como para uno como docente”, expresó la maestra.

No obstante, este lunes a Marcela se le notaba la sonrisa de oreja en oreja mientras caminaba hacía el cubículo de vacunación en el colegio Francisco Arango de Villavicencio, un espacio adecuado para la vacunación exclusiva de los docentes. Además, como si estuviera dictando clases, decidió grabar con la ayuda de su amiga, el momento preciso, el momento histórico en el que la enfermera inyectaba la aguja en su brazo izquierdo.

“Es como algo histórico precisamente porque esta vacuna es algo mundial. Grabar el video fue una motivación para decirle a mi familia que soy la primera en vacunarme”, dijo Marcela.

No tuvo que esperar mucho, según comentó a NoticiasDeVillavicencio.Com. Así como cualquier otro docente, llegó al punto, no sin antes haberse registrado en la página de MiVacuna del Gobierno nacional. Al ingresar, unos profesionales se encargaron de verificar esta información y de aplicar los protocolos de bioseguridad. Esperó unos minutos en las graderías del polideportivo de la institución con un número en un papel en su mano, hasta que escuchó su nombre. No fue sino aguardar otros minutos para que funcionarios de la salud la llamaran para tomar sus datos y verificar sus antecedentes médicos. Finalmente, llegó la hora de pararse de su asiento, encender la cámara del celular y descubrir su brazo izquierdo para recibir aquella vacuna.

Luego de todo la emoción y de haber registrado en cámara el acontecimiento, Marcela fue solicitada para hacer la entrega del carnet que validaba su primera dosis, tal como lo muestra la fotografía. Un poco de algodón en su brazo durante un tiempo no estaría de más. Así permaneció unos minutos.

Gracias a ello, Marcela abrió las puertas de su hogar siendo la primera en su familia en vacunarse. Además, se sentía orgullosa de ello, pues empezó a crear una capa de protección para su esposo y sus dos hijos universitarios con quienes vive. “Quien más que nosotros como docentes ser esos pioneros de hacer ese ejercicio de convicción (…) Somos ese ejemplo de los avances del mundo”, afirmó.

Para la maestra, la ciudad está viviendo un momento muy significativo con la vacunación de un gremio tan grande y tan extenso como el de los docentes en Villavicencio. (Exactamente 4.970 maestros priorizados en esta etapa tres).

De otro lado, la jefe enfermera encargada, Erika Muñoz indicó que aunque el Colegio Francisco Arango se habilitó exclusivamente para profesores, también permiten la entrada de personas mayores de 55 años que no se hayan vacunado. Adicionalmente, este lugar cuenta con un punto con equipos médicos para atender cualquier situación de efectos adversos que se puedan presentar en algunas personas.

“A veces las personas creen que tienen que venirse sin desayunar y sin tomar alguno de sus medicamentos y resulta que después se lo van a atribuir a la vacunación y resulta que es a la enfermedad de base por no tomar la medicación”, agregó la jefe encargada.

Hoy por hoy, la sede está recibiendo alrededor de 350 personas diariamente. Adicional a ello, muchos maestros están a la expectativa de cuándo se planteará la nueva fecha para el regreso a clases tras el inicio de la vacunación, tal como indicó la profesora Marcela. Sin embargo, pese a que algunos siguen con miedo, para la gran mayoría significa un paso más para volver a las aulas, un paso más para tomar los marcadores y enseñar a través del tablero.

Redacción: María Fernanda Guerrero Vélez

Fotografía: NoticiasDeVillavicencio.Com