Skip to main content

¿Qué es el “Centro” políticamente hablando?

OPINIÓN - Por Jorge Enrique Cubillos Caicedo (*)

 

Con el cuentico de izquierda y derecha, extrema izquierda y extrema derecha, los diferentes partidos nos tienen embaucados con dicho alinderamiento, usufructúan de tal activación emocional, al lograr simpatías, afectos y encumbramientos que le dan el poder a algunos de ellos, resultando paganini el propio pueblo que eligió, posicionó y sentó como máxima autoridad, ya que ninguno de los subordinados escapamos de las tasas recaudadoras que nos imponen los diferentes gobiernos sean de las vertientes que sean.

No voy a entrar a analizar la identidad izquierda, extrema izquierda, derecha, extrema derecha porque eso ya está trillado. El centro políticamente está apaleado y con razón. Cada vez que se gana el poder se asume la posición de ‘Centro’. De inmediato se identifican con la ley y el orden, e invocando a Dios o el pueblo, sus principios y sus valores reiteran el estribillo de que ellos y sólo ellos representan la legalidad (v.gr. Goebbels, Ministerio de Educación Popular y Propaganda); cada sistema lo tiene.

Política es el acceso al poder, al botín, al presupuesto, a los negocios, a los contratos, a los nombramientos y a la burocracia. Despierta el máximo de las pasiones, encriptada en el supuesto de una causa justa, santa, sublime, noble, especial, única, completa y máxima en ideales. Los partidos y movimientos que invocan la libertad, o que intentan representar a la democracia, se autoproclaman abanderados de las garantías y los derechos. Como todos los partidos ganadores no quisieran nunca desprenderse del poder (re-reelección).

Cada partido o movimiento alternativo quiere recoger vestigios y prosélitos de los que han sido o fueron ‘Centro’ (funcionarios, beneficiarios, militantes o simpatizantes de tal o X gobierno), pues actualizando y maquillando sus programas o plataformas políticas, buscan alianzas, adecúan eslóganes y frases impactantes para decir que son centro-izquierda o centro-derecha. Así matizan o morigeran ser extrema izquierda o extrema derecha. Ocurre y es normal porque en política el objetivo es hacer siempre mayorías.

Colombia tiene una oportunidad histórica de transformarse como nación. El hecho de que la actual Constitución prohíbe la reelección le da esa oportunidad. Debemos impedir el cambio de ese “articulito”. Aquí hay una clase dirigente que se cree imprescindible tanto de derecha, centro e izquierda. El día que permitan conocer los “Puntos 1, 2, 3, 4 y 5 de mi programa de gobierno” la ciudadanía despertará. ¿Saben cuánto reciben los partidos por financiación funcionamiento, centros de pensamientos y por reposición de votos vía CNE?

El Partido Liberal al cual me afilié en 1988, deberá representar conforme a sus principios una opción de centro-izquierda porque cuando se llega al poder nos volvemos como cualquier otro partido de centro. Cuando alguien preside se sienta en el centro y los demás en orden de importancia unos a la derecha y otros a la izquierda. Reclamo públicamente que el director del liberalismo no escamoteé la Consulta Popular en marzo de 2022. Dos veces me han negado la participación, intentaré nuevamente la tercera.

Gaviria cree que con Carlos Holmes Trujillo o con Alejandro Char, quienes tuvieron en un inicio origen liberal, puede a cualquiera de ellos si se le dan las circunstancias plegarse. No señor. Ellos le pertenecen al Pastrano-Uribismo que además juegan con todas las demás otras cartas pro gobiernistas que son sin número y que no vale la pena enumerar.

(*) Magíster en Estudios Políticos, Universidad Javeriana. cubilloscaicedo@hotmail.com