Skip to main content

Navidad y Año Nuevo 2021

#OPINIÓN – Por Jaime Eduardo Espinel Riveros (*)

 

Llegó la Navidad. Por muchos años teníamos una idea más o menos exacta de lo que iba a pasar, reuniones de familias, amigos antiguos que de pronto llegan a saludar, tamales, natilla, buñuelos, licor a la lata, paseos, guayabos e indigestiones.

A estas alturas el temor, el miedo al contagio, son los elementos nuevos que condicionan esta época. Desaparece el baile, los abrazos, los tapabocas y la distancia social impiden estas proximidades, las visitas disminuyen ostensiblemente y aumentan las reuniones por las plataformas.

Vamos a echar de menos el calor de las proximidades, la música de Navidad va a sonar, pero va a faltar una pareja en el baile.

El no usar correctamente el tapabocas, la falta de distanciamiento social van a ser pagadas como es de esperarse con el contagio, con la culpa de sentir que tal vez si hubo fiesta pero que el costo fue muy alto.

La pandemia ha traído escases de dinero o sea que no solamente las prevenciones que debemos tener influyen, sino que también disminuyen los viajes ya sea a pasear o a renovar enlaces familiares. El panorama para esta Navidad es triste, la nostalgia de tiempos pasados va a ser el común denominador, muchas actividades serán aplazadas por ejemplo los niños de familiares y amigos van a crecer y en dos años cuando los volvamos a ver, ya van a ser otros seres, posiblemente llenos de adolescencias incluyendo deseos inconfesables.

Y así va a ser, y si ejercemos una prudencia estricta y cuidadosa y adicionamos la protección de nuestros santos preferidos talvez podamos estar completos en las navidades del año 2021, donde podamos volver a los abrazo, el baile, a las proximidades que nos permitan cultivar las carcajadas. ¡Que Dios lo permita!

(*) Especialista en oficios varios

 

Entrevistas y reportajes