Skip to main content

Lo que no le contaron sobre el proyecto malla vial del Meta

Por estos días se está celebrando que por fin iniciarán las obras del proyecto malla vial del Meta, pero más allá de los aplausos debería darnos pena, porque son muchos años de atraso en la infraestructura vial con la complacencia de los gobiernos del Meta, Villavicencio, Acacías, Guamal, San Martín, Granada, Puerto López y Puerto Gaitán.

Además de la penosa demora para dar solución, con este artículo NoticiasdeVillavicencio.com le cuenta que al proyecto le quitaron varias obras, y el dinero que se invertirá es del ciudadano que paga peaje todos los días.

EMPECEMOS…

Desde los años 90 la operación y mantenimiento de las carreteras de Villavicencio hacia Granada y Puerto López estuvo a cargo de la Concesión Carreteras Nacionales del Meta, empresa que amplió sus intereses hasta Puerto Gaitán, por eso después la conocimos como Autopistas de los Llanos.

Para proponer el actual negocio y la renovación de la concesión, nuevamente cambió el nombre a Concesión Vial de los Llanos quienes están a cargo de la Asociación Público Privada (APP) Malla Vial del Meta.

La concesionaria es propiedad de Odinsa S. A. que a su vez tiene como dueño mayoritario al Grupo Argos S. A. (94,89%).

En la Concesión Vial de los Llanos la firma Odinsa es dueña del 51% de las acciones, los demás socios son Murcia Murcia S. A. S. con 30%, Construcciones El Cóndor S. A. poseen el 11% y finalmente Sarugo & CIA con 8%. La Concesión tiene como gerente al ingeniero, Oscar Alberto Robayo Villamil y sus oficinas están ubicadas al lado de la Terminal de Transportes de Villavicencio.

El grupo Odinsa es otro poderoso grupo económico del país con intereses en decenas de proyectos entre ellos el Aeropuerto El Dorado de Bogotá, el Aeropuerto Mariscal Sucre en Quito (Ecuador), tiene la concesión de carreteras en el Eje Cafetero (Autopistas del Café), además en República Dominicana y Aruba.

A pocos años de terminar el primer contrato de concesión el Gobierno nacional de Juan Manuel Santos (2010 – 2018), lanzó la cuarta generación de concesiones viales (4G), donde los empresarios podrán presentar iniciativas privadas bajo el modelo APP (Asociación Público Privada). Para tal fin Odinsa constituyó la firma Promesa de Sociedad Futura APP LLANOS.

Con la resolución No. 730 de 2012 la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) le otorgó el concepto favorable para continuar con la estructuración del proyecto, y en 2013 ya estaban en etapa de factibilidad.

El 5 de mayo del año 2015 se produjo el hecho que tanto buscó la empresa así como el Gobierno nacional: el proyecto tenía cierre financiero y se habían decidido las obras. A Villavicencio vino el entonces presidente Santos y su vicepresidente, Germán Vargas Lleras, para hacer el anuncio, firmar el contrato e iniciar 30 años de concesión a favor de Odinsa.

Además de mantener el corredor Villavicencio a Granada (dos peajes) y Villavicencio a Puerto López (un peaje), se sumaba el tramo Puerto López a Puerto Gaitán con sus peajes Casa e’ tabla y Yucao.

DEFICIENTE PLANEACIÓN DEL PROYECTO

Cuando se pensaba que pronto iniciarían las obras la concesión “se dio cuenta” que el proyecto no era viable financieramente, porque había sido proyectado con un volumen de tráfico base, donde el mayor número de ingresos lo representarían las tractomulas que transportaban petróleo desde el municipio de Puerto Gaitán.

Para 2015/2016 el departamento del Meta sufría por la crisis petrolera; el precio por cada barril del crudo de 80 o 100 dólares cayó a menos de 30 dólares. La burbuja había explotado, el tráfico de los camiones con hidrocarburos bajó al menos 30%, los bancos no iban a prestar el dinero y se suponía que el 1 de diciembre de 2016 empezarían las obras.

Odinsa el 25 de abril de 2016 le dijo a la ANI que tuvieron cambios en factores macroeconómicos, no eran previsibles, estaban fuera de control y afectaría la ejecución del proyecto vial.

DEBATE EN EL SENADO DE LA REPÚBLICA

Odinsa se negaba a dar los primeros palazos de su propia iniciativa, nadie lograba que ellos movieran un dedo, por eso en noviembre de 2016 la senadora, Maritza Martínez Aristizábal, hizo el debate de control político que desnudó la situación que se estaba viviendo en el Meta.

NoticiasdeVillavicencio.com presente en la Comisión Quinta del Senado escuchaba como la congresista pedía la revisión del proyecto para hacerlo viable, lograr el cierre financiero y no permitir que se siniestrara [sic]. Hasta exigía que el Gobierno nacional se metiera la mano al bolsillo para encontrar la solución.

El entonces presidente de la ANI, Luís Fernando Andrade Moreno, anunció que de no empezar las obras, entonces iniciarían procesos de incumplimiento y posibles sanciones.

El 1 de diciembre de 2016 Odinsa llevó el caso al Tribunal de Arbitramento de la Cámara de Comercio de Bogotá donde duró meses sin resolver, mientras tanto el Meta se anotaba más años de retraso en la infraestructura vial, congestiones y la población odiando a sus gobernantes.

El 28 de febrero de 2019 el Tribunal emitió el laudo que le reconoció a Odinsa que no podía ejecutar el proyecto y le pidió a la ANI suspender el proceso sancionatorio, pero también le “dio palo” porque fue deficiente la planeación del proyecto, la estructuración financiera, y tenía que seguir cumpliendo con el aporte de capital de parte de los socios a la cuenta del patrimonio autónomo del proyecto (Giro de Equity).

El laudo ordenó que las partes se volvieran a sentar para renegociar y cumplir el contrato de concesión, por eso en cabeza del actual presidente de la ANI, Manuel Felipe Gutiérrez Torres y su equipo directivo y asesor, llegaron a un acuerdo que se hizo oficial esta semana con el otrosí 10 al contrato de concesión 004 del 2015.

Escribieron desde Odinsa en un comunicado: “Un nuevo alcance que lo viabiliza y le da continuidad”.

LO QUE NO CONTARON

Entre la algarabía se les olvidó contarle a la ciudadanía que el dinero para construir el proyecto malla vial del Meta no sale de los bolsillos del Gobierno nacional ni de Odinsa, todo el monto será proveído por cada ciudadano que pague peaje en las casetas de la vía hacia Granada (Ocoa e Iracá) y de la ruta a Puerto Gaitán (La Libertad, Casa e’ tabla y Yucao).

Odinsa desde 2015 está recaudando dinero que debe estar en una fiducia bien guardaditos. La senadora Maritza Martínez consultada por NoticiasdeVillavicencio.com nos dijo que ella cree que deben tener cerca de 400 mil millones de pesos.

Para llegar a 1.58 billones de pesos la concesionaria seguirá inyectando recursos propios y los préstamos que consiga con los bancos, pero ese dinero será devuelto con el recaudo a través de los peajes y como la concesión va hasta el año 2045 la empresa encontraría sus ganancias en la tasa interna de retorno.

LAS OBRAS QUE NO SE INCLUYERON

Plan de obras anunciado en 2015. Costo: 1.2 billones de pesos.

** Intervención a 354 kilómetros de las cuales 46 kilómetros eran en doble calzada.

** Intersección Parque Los Fundadores: Construcción de cuatro puentes para conectar con la vía a Bogotá.

** Puente para unir la vía antigua con la nueva hacia Bogotá.

** Doble calzada Porfía (Villavicencio) - Acacías: Dos carriles por sentido. 25 kilómetros.

** Anillo vial en Villavicencio: Se ampliaría a ocho carriles, cuatro por cada sentido. El carril central sería exclusivo para camiones y pagarían peaje.

** Doble calzada Ocoa – Apiay: Desde el río Ocoa se ampliaría a doble calzada hasta la Base Aérea de Apiay. Dos carriles por sentido. 6.1 kilómetros.

** Operación y mantenimiento de la carretera Villavicencio – Acacías – Guamal – San Martín - Granada.

** Conexión Catama – Puente Amarillo (6 kilómetros): El anillo vial de Villavicencio se extendería en doble calzada con otros dos puentes de 650 metros sobre el río Guatiquía hasta conectar con la vía hacia Restrepo. En la zona del CAI Catama se haría dos puentes curvos de 30 metros y 430 metros de longitud.

** Intersección Puente Amarillo: En el punto de encuentro del anillo vial con la vía a Restrepo se realizaría una glorieta.

** Vía Puerto López a Puerto Gaitán: Rehabilitación de la carpeta asfáltica. Construcción de puentes nuevos sobre los ríos el Yucao y Manacacías. Colocación de pasos peatonales sobre el puente del río Negro (Broche la Balsa).

** Pavimentación de la carretera Puerto Gaitán – Puente Arimena.

Plan de obras versión 2021. Costo: 1.58 billones de pesos.

** Intervención a 267 kilómetros de las cuales 26 kilómetros son en doble calzada. Comparando el primer proyecto son 87 kilómetros menos a intervenir y 20 kilómetros menos de doble calzada.

** Intersección Parque Los Fundadores: El dato suministrado por la concesión dice que se construirá sólo un segundo puente. No irían tres puentes anunciados en 2015.

** No va el puente para unir la vía antigua con la nueva hacia Bogotá.

** No se ampliará a ocho carriles el anillo vial en Villavicencio.

** Conexión Catama – Puente Amarillo: No se hará en doble calzada ni van los dos puentes. Sólo será una calzada sencilla bidireccional y un puente de 650 metros para el cruce sobre el río Guatiquía.

** No va la pavimentación de la carretera Puerto Gaitán – Puente Arimena.

PROMESAS… ¿SE CUMPLIRÁN?

En la renegociación del contrato de concesión el presidente de la ANI, Manuel Felipe Gutiérrez, pactó lo siguiente con Odinsa:

Dentro de 10 años revisarán el volumen de tráfico por las carreteras antes dichas. Si pasan más vehículos que los proyectados, el recaudo adicional por el pago de peajes va para las cuentas del Gobierno nacional con el compromiso de invertir en las siguientes obras:

** Segunda calzada en el anillo vial de Villavicencio.

** Segundo puente sobre el río Guatiquía para conectar Catama con Puente Amarillo.

** Ampliar en doble calzada la vía Villavicencio a Puerto López hasta el peaje La Libertad o hasta donde más puedan.

Con la firma del otrosí No 10 es en serio que la concesionaria debe empezar las obras, esta vez no hubo auditorio lleno de gente, ni visita presidencial. Se estima que en abril de 2021 tenemos que estar viendo acción en los frentes de trabajo, porque la promesa de Odinsa es que entregará lo pactado en el año 2025.

Ya salimos del “chicharrón” de la malla vial del Meta, la Agencia Nacional de Infraestructura logró destrabar los problemas en la vía Villavicencio a Yopal y la ruta alterna por el Sisga, ahora debemos seguir presionando para que podamos completar la infraestructura con una excelente carretera hacia Bogotá donde disfrutemos en doble calzada todos los 90 kilómetros.

Entrevistas y reportajes