47 años y una tragedia que sigue latente

El 28 de junio de 1974, en el kilómetro 54, conocido como el sector de Quebradablanca, 750.000 metros cúbicos de tierra se desprendieron debido a las fuertes lluvias de la época.
Ese día, la montaña y la quebrada se unieron para enterrar en lodo a los trabajadores, vehículos, casas , buses y personas que transitaban por el lugar.

Al menos unas 500 muertes habría cobrado ese accidente que desde inicios de ese año había sido anunciando, pues desde enero se realizaban labores de estabilización de taludes por cuenta de siete derrumbes consecutivos. En junio, por la alerta de un trabajador que encontró una grieta en la montaña, hizo que se mantuviera cerrada la vía ante la amenaza de una inminente caída de material.

A las 3:55 p.m de ese viernes, cuando varios conductores decidieron desobedecer las restricciones y abrirse paso, luego de que las autoridades permitieran cruzar a una caravana de la Gobernación del Meta y la Policía, se vino abajo el derrumbe que en lugar de rodar, se precipitó a 300 metros de altura, causando una onda de aire que empujó a muchas personas, salvandóles la vida.

El 29 de junio, rescatistas, ciudadanos y trabajadores, recogían los cadáveres recuperados en volquetas que los trasladaba al entonces coliseo conquistadores (Álvaro Mesa Amaya) para que fueran identificados.

Por la dificultad de recuperar los restos humanos, la zona fue declarada como campo santo, lo que además ayudó a que se modificará el trayecto por respeto a las víctimas, obligando al gobierno nacional en manos de Misael Pastrana, a hacer el actual túnel de Quebradablanca y  otras obras de ingeniería en ese corredor para evitar una nueva tragedia y reducir los tiempos de desplazamiento. Dicha situación que ocurrió hace 57 años, no es muy lejana a la actualidad con lo que pasa en el kilómetro 58, tramo, que por las constantes lluvias, es cerrado con frecuencia por el deslizamiento de material de la montaña y que hace un día lesionó a un conductor  al que una enorme roca le cayó sobre su vehículo cuando pasaba por allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.