Café Visión: Un emprendimiento que enseña que el café también huele a inclusión

Para este hombre que nació en el Huila pero creció en Villavicencio, la falta de visión no ha sido un impedimento para lograr sus sueños, hoy, con su empresa café visión reafirma su dicho, pues su discapacidad es solo física y no es un impedimento para hacer cualquier cosa que se le ocurra.

A sus 35 años, Carlos perdió por completo su vista por la retinosis pigmentaria, enfermedad que lo ha acompañado toda la vida y qué consiste en manchas que van creciendo con el tiempo en la retina hasta dejar ciega a la persona.

Con un mundo a oscuras y sin tener la menor idea de lo que iba a ser de su vida, Carlos utilizó su experiencia y estudios de dirección y administración de ventas, asistencia de administración para iniciar su propia empresa.

La idea nació en 2016 mientras este hacia un curso en el Sena con la ayuda de la Fundación Agora, pues ante la falta de un lugar que lo contratara debido a su discapacidad, con la ayuda de sus compañeros y una instructora, Carlos empezó a crear lo que sería Café Visión, un producto 100% natural procesado en la ciudad y hecho con granos sembrados por los campesinos del Meta. 

«Las empresas no han entendido que nosotros no necesitamos un espacio físico, nosotros nos adaptamos al espacio físico, por eso la parte laboral es muy difícil para nosotros», explicó Carlos, quien es el mayor de 5 hijos.

Los primeros gramos de café hechos en este proyecto venían de Cumaral, Meta, pero después, al ser reconocidos, empezaron a utilizar las cosechas sacadas de la finca de los papás de uno de los compañeros de Carlos, en Cubarral.

Los mercados campesinos de Villavicencio fueron la primera vitrina grande para este producto, que por su origen incluyente, captó la atención de universidades como la Santo Tomás, Unillanos y Cooperativa, quienes prestan a sus practicantes para que aporten en la producción de este, teniendo en cuenta las buenas prácticas y el cuidado del ambiente. Además de que la Secretaria Social y la administración municipal, los impulsara y les permitiera tener un stand en la galería del 7 de agosto.

Allí,  dónde se vende el café por medias y por libras, también se ofrece bebidas que son hechas con la destreza y agilidad de las manos de Carlos, quien recibe con la mejor actitud a los visitantes de este espacio comercial.

Si bien, ‘café visión’ aún no ha podido llegar a un acuerdo con la Federación Nacional de Cafeteros para exportar a otras partes del mundo, los clientes se han encargado de llevar este sabor único hecho en el llano a países como suiza, México y Estados Unidos. Este producto que tiene un valor de $6.000 y $12.000 pesos (Café molido) o $10.000 y $20.000 (Café en granos) puede ser adquirido en la galería del 7 de agosto, a través de la línea 3114566367 o las páginas de Facebook o Instagram en el que los encuentran como ‘Café visión’, “no se ve pero se siente su aroma”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.