Con modernización, Secretaría de Movilidad busca que en Villavicencio no fallen los semáforos y que la señalización esté al alcance de todos

Con aparatos inteligentes y la cooperación de la comunidad, la Secretaría de Movilidad avanza en la modernización y mejoramiento de la señalización y semaforización de la ciudad para evitar que robos, fallas de energía o la poca visibilidad de señales, impidan una movilización segura en Villavicencio.

Dentro de las estrategias usadas por la entidad, está el identificar calles de los diferentes sectores del municipio que funcionan bidireccionales para dejarlos en un solo sentido (Tal como lo han hecho en Catumare y la Esperanza), con el fin de mejorar el flujo de los transeúntes.

Así mismo, se ha instalado bolardos luminosos en el centro, que permiten tener una visión alterna desde el suelo de si el semáforo está o no en verde.

« Nosotros estamos haciendo un ejercicio para poder demarcar los pasos peatonales de la ciudad, pero lo más importante no es que el paso peatonal o la cebra esté en el piso, lo más importante es que esté en la cabeza de todos los usuarios y que entendamos que allí existe un paso privilegiado para el peatón », indicó Adolfo Rodríguez, director de planeación de la Secretaría de Movilidad.

Estos trabajos de demarcar e instalar señalizaciones también se ha hecho en las zonas rurales de la ciudad, donde además la misma comunidad ha puesto recursos para instalar reductores de velocidad con la orientación técnica y profesional de la entidad.

De la misma forma, en la dependencia se ha buscado combatir los tres grandes problemas que tienen los semáforos de la ciudad, con el fin de evitar la intermitencia que por décadas han afectado la movilización.

El primero de estos, son las fallas del fluido eléctrico, por lo que, se planteó la idea de que no se dependa únicamente de la energía de la ciudad, sino que estos tengan un respaldo fotovoltaico.

« Sabemos que si llueve falla, que si hay mucho viento puede fallar, entonces lo que buscamos nosotros es que estas intercepciones semaforizadas tengan un respaldo fotovoltaico, que tengan un panel y que funcionen también con energía solar », explica el funcionario.

Los otros dos problemas son el robo y el vandalismo, por lo que, se reforzó la seguridad de las cajas para que le sea más difícil a los delincuentes acceder a estas. A pesar de que se avanza en esto, Rodríguez insiste en hacer un llamado a la ciudadanía para que reporte cuando una persona sin la debida acreditación y/o uniforme manipule los semáforos.

En estos momentos ya hay dos intercepciones que cumplen con estas nuevas especificaciones, una en Rosablanca y otra en Catumare y se espera que el próximo año, se actualice los semáforos de la ciudad para que los apagones dejen de ser un dolor de cabeza para los conductores y peatones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *