El papel de la Sociedad de Activos Especiales en Villavicencio. 

Por Irina Salas

El Gobierno del Presidente Gustavo Petro tiene en sus manos una oportunidad inmejorable de contribuir al cierre de brechas sociales y la consolidación de los territorios que requieren cambios urgentes, a través de la Sociedad de Activos Especiales (SAE). En este nuevo escenario político, la SAE, encargada de administrar los bienes provenientes de actividades ilícitas o que son usados en actividades ilícitas, debe poner su foco de atención en el Meta, y en especial, en Villavicencio, territorios que han sido fuertemente golpeados por el conflicto armado y el narcotráfico. Los bienes producto del narcotráfico y de actores armados deben ser puestos al servicio de la comunidad y de la construcción de ciudad que requiere Villavicencio.

En aras de contribuir a la discusión, considero que la construcción de ciudad de la mano de la SAE y del nuevo Gobierno Nacional puede hacerse de dos formas. Por un lado, insistir en el pago de deuda por medio de la entrega de bienes inmuebles. Al respecto, la SAE es una de las grandes deudoras de impuesto predial en la ciudad, al punto que sus deudas superan los 2 mil millones de pesos. Una salida que, indudablemente, beneficiaria a Villavicencio consiste en hacer uso del instrumento jurídico de la entrega de predios por dación en pago. Es decir, la entrega de predios al municipio a cambio del pago de la deuda. Esta herramienta puede servir para múltiples propósitos, desde la construcción de una nueva cárcel municipal, la reubicación de las familias afectadas por la ola invernal que ha vivido la ciudad este año, hasta la materialización de proyectos de vivienda, sociales y culturales. Veo en el nuevo Gobierno la firme intención de contribuir a este propósito.

Por otro lado, aunque el pasado 01 de noviembre el Presidente de la SAE, Daniel Rojas, anunció que el Meta sería beneficiario de la entrega de 10.800 hectáreas de tierra, de las cuales se realizaría una primera entrega de 5.831 hectáreas, en las que estaría incluida la zona rural de Villavicencio, se requiere que los anuncios se materialicen en el corto plazo. A su vez, esta medida debe ir acompañada de la entrega de proyectos agrícolas a las familias campesinas de nuestros Corregimientos y veredas, con lo que se dinamizaría la economía local. La articulación con otras entidades y las comunidades es necesaria para el éxito de proyectos construidos participativamente que generen rentabilidad en la región y las familias.

Indiscutiblemente, para Villavicencio es necesario que la SAE logré superar sus más recientes escándalos de corrupción y se fortalezca como una entidad al servicio de la paz y la eliminación de las desigualdades en los territorios. La reconstrucción del inventario de la SAE debe ser una prioridad para este nuevo Gobierno. Es posible que con esta revisión en Villavicencio puedan replicarse casos como el de Drogas La Rebaja, que se convertirá en una red nacional pública de droguerías y un laboratorio de fabricación de medicamentos a bajo costo, con la identificación de propiedades y establecimientos que por años sirvieron de fachada para actividades ilícitas.

Estoy convencida que la SAE se convertirá en una entidad de cambio para los territorios, y que los diferentes anuncios se materializarán prontamente. El cambio ya está aquí.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *